ARTICULACIÓN DEL SISTEMA HERÁLDICO

Por Ignacio Koblischek

2.2.3.-Añadir vértice (2)

2.-Añadir vértice desde superficies con perfil 1

Estas cuatro superficies (partido, tajado, cortado y tronchado) tienen en común el perfil igual a 1, es decir, igual al perfil de la boca. Para añadir un vértice en estas superficies procederemos como en el anterior caso, colocamos un punto en la línea de superficie y lo movemos hasta el punto del escudo elegido. 

Es muy importante mantener la proporción de las superficies, por lo que la línea de superficie se colocará  "descentrada" respecto a su situación 0.

CORTADO

1.-Añadimos un punto

2.-Movemos el punto al punto elegido

3.-"Descentramos" la línea de superficie para mantener la proporción

CORTADO EN CABRIO
90/1/0 (23)

Podemos repetirlo con las otras superficies aunque la más utilizada es la que deriva del cortado. Los resultados con las otras superficies nos serán útiles para combinarlas mediante el recurso "espejo" que ya estudiaremos. 

3.-Añadir vértice desde superficies con perfil 3, 9 y 27.

Procedemos de la misma forma que en el apartado anterior pero teniendo en cuenta que el desplazamiento del punto se realiza con las dos líneas de contorno de la línea de superficie. El punto que crea el vértice lo podremos llevar donde queramos pero siempre teniendo en cuenta la estética del resultado final del diseño, respetando o buscando simetría y proporciones.

Línea de superficie:
Giro 90, Perfil 1, Situación 0

Línea de superficie:
Giro 90, Perfil 1, Situación 0

Línea de superficie:
Giro 90, Perfil 1, Situación 0

Aumentamos perfil a 
90/9/0

Aumentamos perfil a 3:
90/3/0

Aumentamos perfil a 3 y cambiamos situación a -2:
90/3/-2

Movemos el punto hasta el punto 23 creando un vértice y "descentramos"

Movemos el punto hasta el punto 23 creando un vértice

Movemos el punto hasta el punto 13 creando un vértice

TENAZA
90/9/0 (23)

CABRIO
90/3/0 (23)

CABRIO PLENO
90/3/-2 (13)

4.-Convertir extremo en vértice

Consiste en un unir en un vértice cualquiera de los extremos de las superficies, lógicamente deben tener un perfil mayor a 1. Del mismo modo recordar que hay que mantener las proporciones, es decir, al formar un vértice en un extremo se produce un descenso de área de la superficie que habrá que compensar ensanchando el extremo contrario. Las posibilidades son enormes, todas las superficies son susceptibles de unir uno de sus extremos, por lo que solo pondré un ejemplo: la pila. 

Aunque en el ejemplo el vértice toca la boca del escudo por los dos extremos, tradicionalmente no es así y se queda normalmente en el punto 43. Lo veremos mejor cuando tratemos las modificaciones de las superficies.

Línea de superficie:
Giro 1, Perfil 1, Situación 0

Aumentamos perfil a 3:
1/3/0

Convertimos extremo en vértice (53)

Ensanchamos el extremo contrario
PILA PLENA
1/3/0 (53)

PILA
1/3/0 (43)