Módulo 1. Historia del Sistema Heráldico

----------

Tema 1.- Antecedentes. El Occidente Europeo (768-1135)


Por Ignacio Koblischek

Contexto histórico

1.-Imperio Carolingio (800-843)

1.1.Carlomagno (800-814)

La gran extensión del Imperio Carolingio dejaba en evidencia su insuficiente administración. El centro administrativo se encontraba entre los ríos Rin, Mosa y Mosela, desde donde se podían gobernar los territorios más cercanos pero no, con la debida diligencia, los más alejados como Aquitania y Provenza. En principio la corte era itinerante hasta que fijo su sede en Aquisgrán, situada en la cuenca del río Mosa.

Por este motivo, comienzan a tener gran importancia los condes, funcionarios que contaban con la mismas facultades que el emperador, reclutados de la aristocracia de la misma zona a gobernar. Eran de la confianza del emperador y, al no ser cargos hereditarios, les sucedían otros miembros de la aristocracia, a menudo emparentados familiarmente. Con el tiempo, los nombramientos fueron objetos de patrimonialización, a veces recibían del emperador como pago a su gestión una serie de beneficios. El conde reunía poder social y económico como consecuencia de representar la jurisdicción regia derivada.

"Mientras la realeza fue fuerte hubo un respeto al principio de estado y no fue posible que los condes crearan linajes; si aparecerán cuando la monarquía carolingia entre en crisis, lo que sumado al desarrollo de las instituciones vasalláticas, darán lugar al régimen feudal" (1).

Los condados situados en zona fronteriza se solían agrupar bajo una Marca que era gobernada por un marqués. Gozaban de gran autonomía y eran indispensables para la defensa del Imperio. Las más importantes fueron la Marca Bretona, la Marca Septimania, la Marca de Elba, La Marca de Friuli, la Marca Hispánica y la Marca Tolosana.

1.2.-Luis el Piadoso/Ludovico Pío (814-840)

Luis el Piadoso hereda un Imperio a punto de fragmentarse por varias razones, entre ellas, la gran diversidad étnica y cultural que abarca, los intereses de la nobleza que van en aumento provocando la debilitación del poder central, los señores locales que se muestran cada vez más independientes y, también, por la segunda oleada de invasiones exteriores (vikingos, magiares y musulmanes). Consciente de ello y para reforzar la unidad del Imperio toma varias medidas como reconocer la existencia de distintos grupos y fortalecer a la Iglesia como fuente de unidad.

Otro de los motivos que preocupan a Luis el Piadoso es la sucesión al trono, para ello la regula en la Ordinatio Imperii (817), por esta disposición la dignidad imperial queda asociada al primogénito, Lotario, que ya queda asociado a la corona; Pipino heradaría Aquitania y Luis el Germánico, Baviera. Además, se establece que no se pueden crear nuevos reinos. El problema surge con el nacimiento del último hijo de Luis el Piadoso, Carlos (futuro Carlos el Calvo) nacido de su segunda mujer Judith de Baviera, al que contrariando su propio Ordenatio imperii, le concede un nuevo reino.  A partir de ahí se suceden las guerras fratricidas entre hermanos para obtener el máximo poder posible. En 839 muere Pipino y en 840 Luis el Piadoso, la solución no llegará hasta el tratado de Verdún en 843.

1.3.-Tratado de Verdún

Por el Tratado de Verdún se dividió el Imperio Carolingio que dejaba Luis el Piadoso entre sus tres hijos: Lotario (Reino Central), Luis el Germánico (Reino Oriental) y Carlos el Calvo (Reino Occidental).  

2.-Contexto cultural

Renacimiento carolingio. Carlomagno necesita formar a funcionarios y alfabetizar al clero para lograr una mejor administración del territorio. En la Admonitio generalis (789) se recoge la reforma educativa y eclesiástica que se llevará a cabo: un conjunto de disposiciones que abordarán la creación de escuelas en monasterios y catedrales para los más jóvenes. Para afrontar la reforma necesita la colaboración de eruditos extranjeros que estuviesen preparados para impartir las distintas disciplinas, los hizo venir desde todas partes de Europa.

Un elemento definitivo para la difusión de la cultura fue la utilización de la llamada "letra carolina" que utilizaba caracteres independientes y palabras separadas entre sí, lo que permitía homogeneidad en la escritura y mayor compresión. Pasado el tiempo estos caracteres móviles serían muy útiles para la imprenta.  

Arte carolingio. También llamado prerrománico, abarca desde mediados del siglo VIII hasta mediados del IX, promovido por el emperador Carlomagno para reafirmar su poder político, recupera la tradición romana y se convierte en un medio de propaganda con clara finalidad didáctica. Es sobre todo un arte cortesano y eclesiástico. En arquitectura destaca la construcción de palacios, monasterios (sienta las bases del monasterio medieval) e iglesias episcopales. 

3.-Fuentes

Enfoque Arqueológico

De esta época destacamos el monograma utilizado por Carlomagno en sus monedas (penique de Aquisgrán y denario imperial) y el mosaico contemporáneo de Luis el Piadoso portando un escudo, monocolor y con umbo.

Abajo monedas de Luis el Piadoso

Enfoque Antropológico

Estamos en un momento histórico en el que el poder esta prácticamente centralizado por lo que el principal objetivo emblemático es reforzarlo. Por este motivo, las monedas son utilizadas como medio propagandístico del imperio, en ellas aparece el monograma de Carlomagno como símbolo de poder institucional. Monograma formado por la cruz, símbolo cristiano, y las letras de su nombre de forma que, cuando se lea, se haga el signo de la cruz. El busto de Carlomagno en el anverso del denario imperial de plata, está inspirado en los modelos romanos, trasladándonos la imagen de un nuevo César. Otros atributos utilizados por Carlomagno son la corona, el cetro, el orbe y la espada.

El mosaico de Luis el Piadoso muestra un escudo de forma ovoide, de color rojo y con un umbo negro, sin ningún adorno o detalle a destacar.

Todavía no podemos hablar de sistema heráldico, las figuras utilizadas tienen un simbolismo muy amplio, sobre todo de propaganda imperial cesaropapista simbolizando los dos poderes imperantes, el "César" y el cristianismo y no mantienen una continuidad tipológica. El escudo no se concibe como soporte, aunque si aparecen muchos escudos con decoraciones espontáneas pero sin la idea de transmitir un mensaje concreto de territorio o linaje.  


(1).-Pág 282. Historia Universal de la Edad Media. Edit. Ariel. Barcelona 2016. Coordinador Vicente Álvarez Palenzuela.


¿Quieres resolver alguna duda?

¿Quieres ayudar a la realización del curso de Heráldica con un donativo?

Puedes realizarlo por Paypal:  ikoblischek@hotmail.com

¡¡¡Muchas gracias!!!