HISTORIA DEL SISTEMA HERÁLDICO

Por Ignacio Koblischek

3.-Desarrollo del Sistema Heráldico (1230 - 1346)

Abarca esta etapa desde la aparición del cuartelado de Castilla y León de Fernando III hasta la batalla de Crecy, momento en el que se da por finalizado el predominio de la caballería pesada.

La gran aceptación que tiene el uso de emblemas heráldicos en la sociedad del siglo XII permite su posterior desarrollo en el XIII. De una forma espontánea, empiezan a combinarse los distintos elementos que forman el escudo de armas, las superficies, las figuras y los colores. Es decir, comienza a articularse el Sistema Heráldico. El cuartelado de Castilla y León es el claro ejemplo del comienzo de esta nueva etapa.

La capacidad de adaptación a los nuevas necesidades emblemáticas y la aplicación directa en multitud de aspectos cotidianos hace que el Sistema Heráldico sea el predominante en estos siglos.

3.1.-Causas que ayudan a la difusión del Sistema Heráldica

Las principales causas que ayudan a difundir el Sistema Heráldico durante el siglo XII pueden resumirse en: 

Gran acogida por la sociedad: debido a su alto valor ornamental, gusto por la moda, presencia en multitud de ámbitos, como en la arquitectura (sobre todo en capiteles), códices, cantares de gestas, o la literatura del amor cortés, 

Grandes concentraciones: el aumento demográfico y su concentración en urbes permite un mayor contacto cultural, al mismo tiempo surgen las primeras universidades, la concentración de caballeros en torneos, las cruzadas, peregrinaciones etc...  

Pertenencia a grupo: la exhibición de emblemas heráldicos en el equipo militar de los milites, desde mi punto de vista, intentaba más asemejar unos caballeros a otros que a diferenciarse entre ellos. Pertenecer a la caballería era un aspiración muy generalizada y utilizar su propia indumentaria y aspecto exterior ayudaba mucho a ello. En el siglo XII "no era ya posible confundir a aquellos hombres con caballeros pobres (o carentes de libertad) o con criados domésticos, enfundados en su cota de malla y erguidos sobre sus monturas, debía resultar muchas veces difícil distinguirlos de los señores de noble cuna y eso era justamente lo que pretendían" (1).

3.2.- Articulación del Sistema Heráldico

La principal novedad que se produce en esta etapa es la de comenzar a intercambiarse entre sí los tres elementos que forman el escudo de armas (superficies, colores y figuras). Se hace de una manera consciente y espontánea, sin necesidad de leyes ni normas, únicamente aplicando el sentido común y el buen gusto. La novedad viene derivada de la principal característica de estos emblemas, son hereditarios, y poco a poco a medida que se transmite se hace necesario compartir dos en la misma superficie del escudo, no podía llegar por línea paterna y el otro por la materna. Consecuencia de este carácter hereditario es la necesidad de diferenciar las armas de un mismo linaje entre sus distintos componentes.

Es importante notar que si antes las figuras se adaptaban al escudo en forma de almendra ahora es el escudo el que se adapta a las figuras, se aplana por la parte superior y se acorta y redondea por la inferior, en otros casos lo hace terminando en punta.

Esta articulación se puede observar desde sus tres elementos:

Las figuras. La superficie del escudo es óptima para recibir cualquier tipo de figuras, desde animales, vegetales, construcciones hasta las propias de otros grupos emblemáticos.

Las superficies. El punto de partida en la división del campo en distintos tipos de superficies lo marca la utilización de la bloca. Entre radio y radio quedan superficie susceptibles de ser coloreadas y, por qué no, ocupadas también por figuras. Estas superficies interradiales pueden unirse, separarse o combinarse lo que se traduce en cortado, partido, cuartelado, cuartelado en aspa, tajado, tronchado y gironado. Del mismo modo la forma de almendra del escudo hace que el centro de la bloca, el umbo, quede a un tercio de distancia desde la parte superior lo que nos deja la medida actual respecto al escudo de las conocidas piezas: jefe, punta, faja, palo....

Los colores. El colorido de las superficies y figuras es fundamental para su función ornamental. Se utilizan siete colores, entre ellos, el rojo y el azul contrastados por blanco y amarillo. El negro se utilizará para los animales que en la realidad se asemejen a ese color y el verde para los vegetales. El morado, menos usado, estará más relacionado con el carácter de realeza (escudo del reino de León). Prácticamente se utilizan todos los colores existentes, recordemos que no hay un consenso sobre tonalidades, se utilizan todas, buscando siempre un contraste. Si nos fijamos se utilizan los colores primarios (rojo, azul y amarillo) y de los secundarios, el naranja, puede llegar a confundirse con el amarillo, por eso no es utilizado.

Para solucionar el problema de la representación de distintas armerías en un sólo escudo se recurre a la utilización de las distintas superficies en uso como si fueran escudos independientes. Nace de esta forma el famoso cuartelado de Fernando III. Del mismo modo para distingur a familiares dentro un mismo linaje se recurre también a la utilización de superficies para incluir una diferencia que consiste en una organización distinta respecto al jefe del linaje. 

Sellos de Fernando III, el primero de 1232 con un emblema en cada cara; el segundo posterior a 1231 con los emblemas ya en el cuartelado.

Difrencias de algunos de los hijos de Fernando III. fadrique, Berenguela, Enrique, Felipe y Luis.

Otra noveda es la aparición de las llamadas particiones oblícuas como la utilizada por Felipe, hijo de Sancho IV o el cuartelado en aspa, utilizado, sobre todo para diferenciar armas entre hermanos, como en el caso de los hijos y nietos de Alfonso IX.

3.3.-Primeros armoriales

En esta época aparecen también los primeros armoriales, colecciones de escudos que ayudan a transmitirlos graficamente.

Los primeros que tenemos noticias son:

Armorial Glover (inglés), fechado en la década de 1240 o 1250, con 55 escudos de armas.

Las anotaciones heráldicas de Matthew Paris (inglés). Se trata de un conjunto de ilustraciones marginales que acompañan las obras manuscritas iluminadas de su obra, "Chronica Majora" e "Historia Anglorum", fechada en 1244-59, durante el reinado de Enrique III.

Armorial Bigot Roll (francés), fechado en 1254, con 300 escudos.

Armorial Wijnbergen (francés), publicado en dos partes de 1265 a 1285, con 1.312 escudos.

Armorial Walford (inglés), fechado en 1275, contiene 185 escudos..

Notas

(1) BISSON, Tomas N. La crisis del siglo XII. El poder de la nobleza y los orígenes de la gobernación europea. Edic. Crítica. Barcelona. Pág.  97.

ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS

Comprobar en armoriales del siglo XIII la frecuencia y utilización de los colores.