ARTICULACIÓN DEL SISTEMA HERÁLDICO

Por Ignacio Koblischek

2.2.2.-Escudos sin figuras

El escudo

Las dos primeras acepciones del diccionario de la Real Academia nos definen al escudo como "arma defensiva, que se lleva embrazada, para cubrirse y resguardarse de las armas ofensivas y de otras agresiones" y como "superficie o espacio generalmente en forma de escudo, en que se representan los blasones de un Estado, población, familia, corporación, etc.".  Es decir, como arma defensiva y como superficie.

Es esta segunda acepción, la de superficie, la que nos va a resultar de gran utilidad, ya que actualmente, los escudos son su propia representación sobre una superficie cualquiera. Ha desaparecido el escudo como arma defensiva utilizado como soporte de emblemas heráldicos, aunque como es lógico haya excepciones en recreaciones o como adornos. Por tanto, cuando nos referimos a "escudo" hacemos referencia a su representación gráfica sobre cualquier tipo de superficie.

Elementos

El escudo se compone de dos elementos: la boca del escudo y el campo.

La boca del escudo, o simplemente boca, es la línea que delimita el perímetro de una superficie con forma de escudo. 

El campo, es la superficie comprendida dentro del perímetro delimitado por la boca.

Tipos de boca

La boca del escudo deriva del antiguo escudo normando, también llamado de almendra o lágrima. La evolución se produce para procurar una superficie o campo más idóneo para la representación de los emblemas heráldicos.

Dependiendo de zona de influencia podemos tener tres tipos con sus propias variantes cada una: el anglosajón (curvilíneo, terminado en punta con influencia en todo los países de la commonwealth); el francés (cuadrilongo terminado en punta, utilizado también en Italia, con una variante usada por los algunos municipios suecos) y el español (cuadrilongo redondeado en punta, con influencia en Portugal y Centro y Sudamérica. Utilizado también en el centro y este de Europa y en los países escandinavos, quizás sea el de mayor propagación). En Alemania, la parte superior es ligeramente más ancha).

Existen algunas particularidades como las de los municipios catalanes que utilizan la llamada boca caironat o caironada (pensamos que al ser tan peculiar no hace falta cambiar el término original).  

Escudo normando

Evolución del escudo normando

Escudo abglosajón

Escudo anglosajón

Escudo francés

Boca caironada
Municipios catalanes

Escudo nórdico

Escudo español

Escudo alemán

Por otro lado, a lo largo de los años se han sucedido numerosos disños de bocas influenciadas por el período artístico dominante o la interpretación del propio autor. Un ejemplo muy interesante puede ser el de la evolución de la boca en los escudos oficiales de los últimos papas.

Francisco I
Boca española

Benedicto XVI
Boca de cáliz

Juan Pablo II
Boca de cáliz y en punta

Juan Pablo I
Boca cabeza de caballo

Pablo VI
Boca cabeza de caballo

Por género

Tradicionalmente se ha reservado dos tipos de boca de escudo para la Heráldica femenina. El losange para solteras y viudas y el ovalado para casadas. Si en un tiempo pasado pudiera tener utilidad que las mujeres expresaran su estado civil mediante la exhibición de su escudo de armas, actualmente no es necesario ya que tampoco el hombre lo hace. En este sentido las mujeres pueden utilizar perfectamente el escudo en la forma "masculina", aunque ello no impida que utilicen el de soltera, casad o viuda, o simplemente el de losange. En sentido contrario, como ya veremos, el College of Arms elabora todo un sistema por el que observando el escudo podemos saber el estado civil (soltera, casada, divorciada), si las armas son propias de la mujer o de su padre, si su marido ostentas armas propias o no, etc... de la mujer titular del escudo. Todo ello lo veremos cuando lleguemos a la combinación de escudos.

La boca ovalada

Del mismo modo se reservaba, tradicionalmente, a los eclesiásticos y corporaciones mercantiles, académicas o gremiales, los escudos con boca ovalada. En el ámbito eclesiástico, como hemos visto está totalmente en desuso, quizás sólo permanezca en los escudos de algunas Hermandades o cofradías.

Proporciones

La proporción comúnmente establecida y aceptada universalmente es la de 5 unidades de ancho por 6 de alto. Recuerda las medida de hombro a hombro y de hombro a rodilla, superficie protegida por el escudo. Una pregunta que sule surgir al dibujar escudos con boca francesa es si la punta del escudo entra dentro de la proporción 6 de alto, la respuesta es afirmativa.

Zonas

La división del escudo en zonas nos será muy útil para describir y diferenciar con claridad a las superficies. Es importante recordar que la derecha del escudo corresponde a la izquierda del espectador y viceversa.

Boca ovalada

Boca en losange

Prporciones