Elegir superficie

Consiste en determinar cual es la superficie más apropiada para transmitir el mensaje teniendo en cuenta las características e importancia de las figuras o el grado de abstracción del mismo. 

Respecto a las figuras, para resaltar las de mayor importancia buscaremos las superficies de mayor tamaño y las de mejor colocación en el campo del escudo. Tenemos que buscar un equilibrio entre forma de la superficie y

Las superficies pueden reforzar el mensaje que transmite la figura heráldica adaptándose a su contorno, manteniendo su actitud, por otro lado, 

cumple una triple función, por un lado busca la superficie que mejor se adecúe a la figura heráldica, por otro, adapta la figura a la superficie y, por último, lograr una combinación de superficies que cromáticamente se ajuste al mensaje. composición armoniosa, equilibrada y ornamental, simétrica.

las tres funciones anteriores pueden darse por separado o en conjunto. Para ello es imprescindible jerarquizar el mensaje. Ordenar el mensaje según la importancia de cada motivo. pautas para representar el mansaje, mayor importancia, mayor, tamaño, mejor posición. Prioridad a la figura o a la superficie. Mensajes independientes. ordenar en un sólo cuartel.

Buscar superficies, 

Superficie heráldica es un término nuevo que unifica los conceptos tradicionales de partición, repartición y pieza. El método clasificatorio que se sigue actualmente es descriptivo sin ofrecer alternativas a la creación de nuevas categoría las particiones dividen al escudo en dos partes iguales, las reparticiones son el resultado de combinar las anteriores, y las piezas son figuras geométricas ancladas a la boca del escudo que dependiendo de su ancho pueden clasificarse en fundamentales, disminuidas y derivadas. En definitiva, los tres conceptos tienen la misma función (soportar figuras y combinar esmaltes), el mismo origen (una línea de superficie) y el mismo diseño (geométrico), básicamente sólo se diferencian por el tamaño de la división resultante. Estamos, además, ante una lista cerrada de posibilidades, no existe la posibilidad de crear nuevas, es meramente descriptivo, tampoco se menciona el origen, desarrollo. Frente a esto hemos optado por ofrecer un sistema

El Escudo

El escudo es la superficie heráldica principal, está formado por una línea que dibuja su perímetro llamada boca del escudo y por la superficie que delimita llamada campo del escudo.  La forma del escudo puede variar por motivos geográficos, profesionales, estado civil, etc... El campo del escudo es diáfano, lo que permite la utilización de un sólo color e impide combinar varios.

Zonas del Escudo

Puntos del Escudo

La Superficie Heráldica

Combinar varios colores implica la presencia de superficies independientes compartiendo el campo del escudo. Las primeras superficies se originan aprovechando los espacios entre radios y diámetros que dejaba en el escudo el uso de la bloca, antiguo refuerzo de metal con forma de asterisco que se clavaba en el exterior del escudo. El umblo o centro de la bloca no se situaba en el del escudo, que en esta época tenía forma de avellana, sino a un tercio del borde superior, espacio que con estas dimensiones se podía usar también como superficie independiente. 

Podemos definir la superficie heráldica como la resultante de aplicar al campo del escudo una línea de superficie.    

La elección de superficies persigue tres objetivos, el primero combinar áreas cromáticas; el segundo, soportar figuras y, por último, la posibilidad de transmitir varios mensajes independientes a la vez.   

Características de la Superficie Heráldica

Para cumplir su propósito ornamental e identificativo es recomendable que las superficies cumplan una serie de características: diáfanas (superficies vacías), visibles (que puedan distinguirse con claridad unas de otras), estéticas (acordes al buen gusto), fijas (cada superficie tiene unas coordenadas que marcan su grosor, giro y posición), elásticas (estas coordenadas puedan variar ligeramente), ancladas (a la boca del escudo) y combinables entre sí.

La Línea de Superficie

La línea de superficie es la que se aplica al campo del escudo con el objetivo de crear una nueva superficie. Tiene el mismo grosor que la boca del escudo.

Características de la Línea de superficie

Las principales características de la línea de superficies son: siempre dividen en dos el campo del escudo, cuando son de igual tamaño ambas se describen como cuarteles, cuando no son del mismo tamaño, la menor es la que recibe el nombre de la superficie en concreto y la mayor la de campo: van ancladas a la boca del escudo, cuando su grosor aumenta son transformables en superficies, su trazado es modificable, son combinables entre sí, están determinadas por tres cordenadas (grosor, giro y posición) y se les puede añadir un vértice.

Coordenadas Heráldicas

Son las magnitudes aplicadas a la línea de superficie para determinar una superficie en concreto.

Grosor

Magnitud que indica el ancho de la línea de superficie. Los valos asignados son múltiplos de tres en recuerdo de la distancia del centro de la bloca al borde superior del escudo. Cuando la línea de superficie tiene una anchura de un tercio del escudo le asignamos un valor 27, al tercio de este tercio un valor 9, al tercio de este último un valor de 3, valor 1 cuando coincide con el ancho de la boca del escudo y 0 cuando no existe. 

Giro

Magnitud que indica los grados que gira la línea de superficie sobre su propio eje y con dirección de las manecillas del reloj. Los valores asignados son 0º cuando no existe, 1º cuando está en vertical, 45º en diagonal, 90ª en horizontal y 135º en diagonal,  

Posición

Magnitud que indica la situación de la línea del escudo respecto a las zonas del escudo.

Tipos de Superficies Heráldicas


Añadir Vértice

Combinar: Recursos

Soldar

Unir

Atravesar

Entreazar