ARTICULACIÓN DEL SISTEMA HERÁLDICO

Por Ignacio Koblischek

3.-Multiplicar y reflejar

Estos dos recursos tienen en común la posibilidad de aumentar el número de una determinada superficie en el campo del escudo, bien por cantidad, bien por posición.

Multiplicar: consiste en aumentar la cantidad de una determinada superficie en el campo del escudo. Naturalmente al aumentar el número de superficies con perfil igual a 3 estas disminuyen de tamaño. Para expresarlo con coordenadas pondríamos la superficie a multiplicar con el signo "X" añadiendo la cantidad "3" (por ejemplo).

Cuando se multiplica una determinada superficie, las resultantes, suelen centrase en el escudo dejando los flancos o jefe y punta al campo. Por el contrario, puede ocurrir que tanto las superficies resultantes como los espacios intersuperficiales correspondientes al campo sean iguales. En este caso estaremos ante los palados, fajados, bandados, para lo cual habría que indicar el número de superficies comunes, es decir, fajado de cuatro piezas (en el ejemplo, "de gules y plata), bandado de seis, etc... Para representarlos por coordenados añadiremos un signo "x" más, "xx4", que indica que entre campo y figuras hay cuatro superficies.

Reflejar: Consiste en añadir la misma superficie de forma simétrica. La simetría puede ser horizontal, vertical o diagonal. El caso más conocido es el flanqueado (primer ejemplo), la capa (segundo ejemplo) o el vestido (último ejemplo). Para describirlo con coordenadas utilizaremos los símbolos menor y mayor que, intercalado de una "l", "-", "/" o "\" según la dirección del reflejo o simetría. 

También en este caso, al reflejar por ejemplo el palo adiestrado para convertirlo en flanqueado, reduciremos su tamaño, de lo contrario sería un palo.